17 de agosto de 2017    
Santa Beatriz    
noticia_destacada
+texto -texto enviar imprimir
El Papa reconoce martirio del sacerdote salesiano Tito Zeman

27/02/2017 | Aciprensa - ANS

Originario de Eslovaquia, sufrió el régimen comunista y se dedicó a ayudar a otros jóvenes a convertirse en sacerdotes.

El Santo Padre ha aprobado los decretos durante la audiencia que ha mantenido en la mañana de hoy con el Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, en el Vaticano.

El 21 de febrero de 2017, la Sesión Ordinaria de Cardenales y Obispos miembros de la Congregación para las Causas de los Santos, dio su opinión positiva a la Causa del Martirio del Siervo de Dios Padre Tito Zeman SDB, quien nació en Vajnory (Eslovaquia) el 4 de enero de 1915 y murió el 8 de enero 1969.

Hijo de campesinos, creció en una familia numerosa, y fue probado por enfermedades durante su infancia. A los 10 años, después de una repentina recuperación, prometió a la Santísima Virgen María "ser su hijo para siempre" y convertirse en un Sacerdote Salesiano.

Realizó el noviciado en el año 1931, y la Profesión Perpetua en 1938. Fue ordenado Sacerdote en 1940, y continuó bajo el régimen comunista. Defendió el símbolo de la Cruz (1946) y fue expulsado del colegio donde enseñaba. Huyó la "Noche de los bárbaros" y en la expulsión de los religiosos (13-14 de abril de 1950). Se preguntaba cómo ayudar al clero para alcanzar la meta del sacerdocio. Organizó expediciones para cruzar la "cortina de hierro" y enviar candidatos a Turín, pero al tercer intento falló. Era el mes de abril de 1951.

El P. Zeman tuvo que hacer frente a unos 13 años de injusto encarcelamiento y tortura, experimentando una vida dura en las cárceles y en los campos de trabajo forzado. Era obligado a largos períodos de aislamiento y trabajo sin protección al uranio radiactivo. Fue calificado como el "hombre marcado para su eliminación" y, cuando en 1964 le concedieron cinco años de libertad condicional, fue espiado y perseguido y se le prohibió ejercer públicamente el ministerio sacerdotal. Murió el 8 de enero de 1969 después de tres ataques al corazón. Lo acompañó la fama de martirio. En 1991 el proceso de rehabilitación lo reconoce definitivamente inocente.

El testimonio del P. Zeman es la encarnación de la llamada vocacional de Jesús y la preferencia pastoral por los muchachos y los jóvenes, especialmente por los jóvenes salesianos, que se manifestará en una verdadera pasión. "Incluso, si perdiese mi vida – afirmaba P. Zeman – no lo consideraré un desperdicio, sabiendo que al menos uno de los que había ayudado a convertirse ha sido ordenado sacerdote en mi lugar".

Un obispo salesiano, declarado Siervo de Dios

En el decreto firmado por Francisco, también se reconocen las virtudes heroicas de siete siervos de Dios, entre ellos el salesiano Octavio Ortiz Arrieta, quien fuera obispo de Chachapoyas. Nació en Lima, Perú, el 19 de abril de 1878 y falleció el 1 de marzo de 1958.