22 de septiembre de 2017    
Beatos José Calasanz y 31 cm    
noticia_destacada
foto_noticia_dos foto_noticia_dos
+texto -texto enviar imprimir
Fiesta inspectorial en María Auxiliadora y Santiago el Mayor

09/05/2017 | Josep Lluís Burguera / Redacción

Ambas celebradas el día 6 de mayo, una en Villena, y la otra, en Burgos. En ambas se contó con el padre Inspector.

Inspectoría María Auxilidora

Más de 150 salesianos se encuentran en la Casa salesiana que cumple el Centenario.

En medio de un gran clima de acogida y fraternidad, el sábado 6 de mayo, más de 150 salesianos de la Inspectoría María Auxiliadora se encontraron en Villena para celebrar la fiesta anual, lo hicieron en un radiante día de primavera, en la casa salesiana local que lucía sus mejores galas por la celebración de su Centenario.

Tras los saludos y el almuerzo para recobrar fuerzas después de un largo viaje para muchos, llegó el momento del encuentro en el salón de actos, un momento emotivo de memoria y agradecimiento.

El saludo del director local, José Joaquín Coma, resultó muy acertado en su combinación de vivencias personales de sus etapas anteriores en la casa y su visión de este momento privilegiado como es el Centenario de la presencia salesiana en Villena. “Aquí todo se comparte, todo se celebra”, afirmó; y se congratuló porque los salesianos han realizado a lo largo de los años un espléndido trabajo que ha llevado al encuentro y hermanamiento con las instituciones, grupos políticos y la ciudadanía.

A continuación, el Inspector salesiano, Cristóbal López, se dirigió a todos los hermanos presentes con estas palabras: “Hoy debe ser un día para reforzar nuestra unidad y nuestra pluralidad”. En su parlamento recordó a los salesianos fallecidos a lo largo del año y felicitó a todos los que celebraban sus 25 o 50 años como salesianos o como sacerdotes. Constató también los avances en fraternidad y resaltó los ejes fundamentales de la vida salesiana: “Pasión por Jesucristo y por los jóvenes, verdadera columna que nos sostiene”.

El momento más entrañable del acto llegó con el nombramiento uno por uno de todos los salesianos que celebraban sus bodas de oro o de plata; a cada uno de ellos, Cristóbal López les entregó un regalo, expresión del agradecimiento que les dispensaba toda la inspectoría.

Tras la foto de familia, la concelebración eucarística en el precioso santuario de María Auxiliadora, justo en el día de la fiesta de Santo Domingo Savio. En su homilía, el Padre Inspector invitó a “hacer crecer nuestra vida salesiana manteniendo nuestra identidad y creciendo en fidelidad a la vocación a la que hemos sido llamados”.

Antes de la comida fraterna, tuvo lugar en el patio un espectacular desfile de “Moros y cristianos” que produjo la admiración de los menos conocedores de esta extraordinaria fiesta villenense y valenciana. El aplauso fue unánime.

La celebración concluyó con la puesta escena del Musical Don Bosco por parte de los chicos y chicas del Centro Juvenil del mismo nombre. Constituyó un gran éxito y todos los salesianos regresaron muy satisfechos a sus comunidades de residencia. El largo viaje para muchos había merecido el esfuerzo.

Inspectoría Santiago el Mayor

La casa de Padre Aramburu-Burgos ejerció como anfitriona de la Fiesta Inspectorial 2017, en la que participaron más de 200 salesianos y otros miembros de la Familia Salesiana el 6 de mayo, día de Santo Domingo Savio.

La primera estampa fue el encuentro alegre a la entrada del colegio burgalés de los participantes en la jornada. Ya en el salón de actos, se dio una afectuosa bienvenida a los asistentes. El director de la obra, Joaquín Torres, pronunció un simpático discurso sobre la tierra que acogía este año la Fiesta Inspectorial. Y para conocer mejor la casa anfitriona, se proyectó un vídeo sobre la misma.

A continuación, se procedió al homenaje de los salesianos por sus efemérides de profesión religiosa y de ordenación sacerdotal: "Son creyentes y batalladores, con carisma y nobleza, atraídos por Jesús el Buen Pastor y enviados a los jóvenes con el estilo de Don Bosco. Esto hay que celebrarlo. Felicitaciones y agradecimientos por sus vidas entregadas". A diferencia de otros años, en esta ocasión fueron presentados con imágenes de la vida de cada uno, lo cual despertó algunas risas entre los presentes.

Esta primera parte de la jornada concluyó con un saludo del Inspector, Juan Carlos Pérez Godoy, que instó a sus hermanos salesianos a contemplar la vida desde la fe, a experimentar un fuerte sentido de comunión y a tener una entrega incondicional por los jóvenes en fidelidad a la vocación salesiana.

Santo Domingo Savio: Los participantes se desplazaron al ritmo de la charanga local hasta la Iglesia del Carmen, de los Carmelitas, donde continuó la jornada con la celebración de la Eucaristía. En la homilía, el Inspector se centró en la figura de Santo Domingo Savio, cuya fiesta se celebraba precisamente ese día, 6 de mayo.

"Muy rápidamente, de la mano de Don Bosco, había emprendido la senda evangélica de la autenticidad", expresó D. Juan Carlos sobre el joven santo. Recordó que los movimientos juveniles salesianos ha conservado su ejemplo como "como proyecto de vida para muchos niños, adolescentes y jóvenes" que ven en él "una santidad sencilla, simpática y fácil de alcanzar en la vida cotidiana".

El Inspector señaló varias características que ofrecen pistas sobre la santidad de Domingo Savio, como su amor por la Eucaristía; su devoción a la Virgen María, en especial en la advocación de la Inmaculada; y la importancia que le daba a las almas, a las personas.

"Hemos de invitar a tantos chicos y chicas que el Señor nos confía a ser sensibles religiosamente, a vivir una experiencia de fe muy clara con esmero, una fe que se expresa en la clave de la espiritualidad salesiana, en la responsabilidad cotidiana, en la alegría, en la amistad profunda con Jesús, de la que los jóvenes son testigos ante sus compañeros", expresó D. Juan Carlos.

Al cierre de la homilía, el Inspector animó a que esta sea una misión compartida por toda la Familia Salesiana: "Don Bosco quiso siempre un grupo de hombres y mujeres unidos en la común tarea de la educación y la evangelización de los jóvenes. Domingo Savio nos invita a crecer en comunión y a acrecentar entre nosotros el espíritu de familia para seguir buscando juntos caminos nuevos para el servicio a los jóvenes. Por su intercesión, en este día de fiesta, se lo pedimos al Señor y a nuestra Madre Auxiliadora".

Tras la Eucaristía, los asistentes pudieron disfrutar de unos bailes a cargo de la Peña Aramburu Boscos. Y regresaron, de nuevo al ritmo de la música, a las instalaciones del centro salesiano, donde con una comida fraterna se puso el punto final a esta jornada festiva.