17 de agosto de 2017    
Santa Beatriz    
noticia_destacada
+texto -texto enviar imprimir
Don Bosco fortalece la unidad entre cristianos y musulmanes en Albania

18/07/2017 | La Stampa - ANS

Los valores de respeto y compromiso común demuestran que la convivencia entre religiones en el colegio salesiano de Tirana es posible.

“Lo que está ocurriendo en Albania -decía el Papa Francisco en Tirana, el mes de septiembre de 2014- demuestra que la pacífica y fructífera convivencia entre los individuos y las comunidades de diferentes religiones no solo es deseable, sino posible y concreta en la práctica”. En el perservar e incrementar los valores de respeto y de compromiso común para la promoción de los seres humanos, la escuela juega un papel insustituible. Existe un buen ejemplo con la presencia del “Don Bosko Center” en Tirana, a la que asisten más de 1.000 niños y jóvenes, y conviven católicos, ortodoxos y musulmanes.

El Centro Don Bosco fue fundado en 1993, e incluye una escuela elemental, un centro de Formación Profesional, el oratorio, un centro diurno para niños de la calle, y la Parroquia María Auxiliadora. Trabajan en la obra 80 personas entre profesores, formadores, animadores juveniles y educadores, profesores de la fe cristiana y la religión islámica.

A pesar de décadas de pruebas y sufrimientos bajo el régimen comunista, la fe sigue en el corazón de los albaneses. De hecho, “la eliminación forzada de Dios impuesta por el régimen comunista ha proporcionado, sin saberlo, una oportunidad para que los fieles forjen un vínculo profundo con el Todopoderoso”, expresó Evis Myftaraj, de 31 años, docente de lengua italiana.

“Después de la caída del régimen, los Cristianos y Musulmanes mostraron el deseo de volver a descubrir el tesoro que había guardado en secreto. Ahora hemos entrado en una nueva fase de madurez, la consolidación de la fe. Para los católicos, y más en general para los cristianos, esta realidad implica el esfuerzo de organizar las decisiones diarias a las enseñanzas del Evangelio”, explica el Director del Centro, don Matteo Di Fiore, de 67 años de edad y 19 de los cuales trabaja en Albania y Kosovo.

Los patrones de consumo occidentales, de hecho, influyen en los niños albaneses. Por ello, “una estructura como nuestra obra en Tirana son necesarias porque ofrecen a los jóvenes un sólido fundamento de valores”, afirma la secretaria la CFP Salesiano.

El sistema educativo salesiano pide a los educadores profesionalidad y firmeza moral, que es un ejemplo para los estudiantes y es apreciado por los musulmanes. Y el ejemplo de personas verdaderamente religiosas, de diferentes religiones, que viven y trabajan juntos en armonía y paz, puede enseñar: “el respeto, el amor y la tolerancia mutua”, manifiestó Elona, ​​docente de lengua y literatura albanesa.

La misión de la enseñanza de manera práctica, atenta a la calidad de la educación y no solo a la eficacia de la instrucción construye lazos entre generaciones y entre las personas, incluso de una fe diferente.