21 de noviembre de 2017    
Presentación de la Virgen María    
noticia_destacada
foto_noticia_dos foto_noticia_dos
+texto -texto enviar imprimir
La inspectoría de Bilbao recibe la reliquia de San Juan Bosco

01/05/2012 | Marian Serrano

El 1 de mayo era el día señalado y, según las previsiones a las 6 de la tarde la urna-reliquia de Don Bosco era recibido en Salesianos Deusto, en el jardín del centro, en la entrada de la sede Inspectorial, no llovía, lucía el sol.

En la recepción han participado los inspectores de Sevilla, León, Madrid y Bilbao, Salesianos e Hijas de María Auxiliadora, un grupo importante de miembros de la Familia Salesiana de toda la Inspectoría, amigos de Don Bosco, profesores, padres y madres, alumnos y alumnas del centro.

Para algunos las 6 de la tarde era el momento del broche a un día de vivir experiencia de familia. La Familia Salesiana de Bilbao se había dado cita en Deusto por la mañana: para compartir, reflexionar, hacer familia, contar la vida. Se contaba para eso con la animación del salesiano y vicario de la Inspectoría de León: Eusebio Martínez quien ha propuesto la Carta de Identidad de la Familia Salesiana como elemento de reflexión, ya por la tarde cada uno de los grupos presentaron su identidad y actividad.

El Sr. Inspector, Félix Urra, el director de Salesianos Deusto, D. Isaac Diez, D. Sebastián Muñoz, vicario inspectorial y el director de la Casa Inspectorial, D. Juan Ángel Rad a los pies de la estatua de Don Bosco recibían, rodeados de todos aquellos que han querido acercarse, la urna-reliquia de San Juan Bosco. Dos alumnos del centro le brindaba el baile de bienvenida: el “aurresku”.

Posteriormente, en procesión se ha entrado en la iglesia de María Auxiliadora, donde la recepción se ha hecho solemne, sentida y cantada. Hasta la urna-reliquia se han acercado muchos amigos, devotos y devotas. Como alguien decía por la mañana para “darle las gracias, sin más…porque se han sentido queridos”. El día 1 de mayo inicia su peregrinación por la España Salesiana, y en ese camino se encontrará con la vida de todos aquellos y aquellas que le quieren, que están contando al mundo sus logros y los de la familia que ha crecido a partir de él.

El acto se completaba con una recepción solemne ante el altar. El el coro joven del centro le ha ofrecido algunas canciones, participantes privilegiados del momento, cerca de Don Bosco, como él hubiera querido y representantes de diferentes grupos de la familia salesiana y comunidad educativa han comunicado su sentir, el del grupo al que representaban. Terminada la recepción la urna-reliquia ha quedado expuesta en el templo, para que quien ha querido pudiera pasar para rezar a sus pies, a su lado, mirándole a la cara. Como se ha repetido en múltiples ocasiones: “Bienvenido a casa, Don Bosco”.

La sociedad se ha hecho eco del acontecimiento: en la recepción además han estado presentes diversos medios de comunicación para contarlo y por las redes sociales se han trasmitido algunos de los momentos vividos.