14 de noviembre de 2018    
San Gregorio Palamas    
noticia_destacada
+texto -texto enviar imprimir
Vigo despide a de Don Bosco

27/05/2012 | Óscar Bartolomé

Concluye la visita de la reliquia de Don Bosco a la ciudad.

A las 7:30 de la mañana, del pasado 25, la comunidad salesiana, acompañada por los fieles más fieles, lo mismo que lo han ido haciendo todos los grupos de la Familia salesiana, se reúne en torno a la reliquia-urna de Don Bosco para hacer su oración. Una oración pausada y agradecida por su la visita de Don Bosco. Resultó emotiva la lectura de un fragmento del testamento de Don Bosco. Su presencia nos ha hecho a todos más entregados a los jóvenes, más salesianos.

Lo mismo hacen grupos de alumnos del colegio que aún no han podido ver a Don Bosco de cerca y pasar por delante de su reliquia para manifestar su admiración, realizar un gesto de adhesión y de aceptación del estilo de vida de Don Bosco.

A las 10:00 se junta todo el alumnado en el patio para la despedida de la reliquia de Don Bosco. Ya a las 9:45, estarán en semicírculo alrededor de la urna de Don Bosco.El acto de despedida se inicia con un texto leído por el director del colegio en el que se comenta que más que con un sueño todo empezó con un silbido. Un silbido que resumía toda la grandeza, la inmensidad y el valor de la vida del joven por el que Don Bosco apostó, un silbido que dio origen a nuestra historia. Es nuestro adiós a Don Bosco, “el amigo amante y el amante amigo de los silbidos, y, sobre todo, de los que silban. Adiós te decimos silbando…”

El grupo de teatro colegial escenifica la canción “Si sabes silbar”, del musical “Don Bosco”. Después todo el alumnado entona la canción “¡Viva Juan Bosco!” y, a la vez que se canta, se hace la suelta de globos y de palomas… Mientras la urna es alzada en el furgón, suena un cálido y largo aplauso a Don Bosco que se nos va camino de A Coruña… Gracias, Don Bosco, por tu visita, por tu comprometedora visita.

“Sigues aquí entre nosotros y entre nosotros tu estrella siempre brillará”. Aunque con tu partida el corazón se nos queda aguado y dividido, gracias, Don Bosco, por haber venido a nuestra vida.

“Fieles al corazón y a la nostalgia hemos adivinado tu verdad: ser entre los jóvenes un joven más”. Aunque el gozo de tu presencia se nos va, hemos hecho acopio de ilusión para vivir ilusionados. Gracias, Don Bosco, por haber venido a nuestra casa.

“En tiempos de desencanto nos enseñaste a esperar… y tu palabra aún nos suena a brisa y estrella que logra el pan”. Aunque la vida siga, seguiremos viviendo, seguiremos silbando, “porque si sabe silbar la vida cobra aliento”. Gracias, Don Bosco, por haber venido a Vigo.