18 de agosto de 2017    
Santa Elena    
noticia_destacada
foto_noticia_dos foto_noticia_dos
foto_noticia_dos foto_noticia_dos
+texto -texto enviar imprimir
Don Bosco en Guadalajara

11/06/2012 | Desiderio Macías

Guadalajara se vuelca con Don Boso agradeciendo la labor de sus hijos los salesianos, presentes desde hace 60 años.

Recibimiento en la Concatedral.

A las 20’30 comenzaron a sonar las campana de la iglesiaConcatedral de Guadalajara. El señor Obispo, acompañado por cinco sacerdotes revestidos con los ornamentos sacerdotales, dio la bienvenida a la urna con la reliquia a la puerta del templo. Comenzaban a funcionar las múltiples cámaras fotográficas.

Ya en el templo los fieles, unos seiscientos, llenaban completamente la iglesia. El coro BOSMA, infantil y juvenil formado por alumnos del colegio salesiano amenizó perfectamente el comienzo del rezo de vísperas cantando el himno "Don Bosco volverás, te llevaré en mis manos; tus sueños seguirán latiendo hoy, tu ilusión me animará a ser luz”, recordando el sueño de los nueve años.

Luego se rezaron las vísperas con la participación de todos los presentes, mientras el coro con su camiseta amarilla, cantaban las antífonas.

En la homilía, el señor Obispo recordó al hombre de iglesia que fue Don Bosco y la alegría que sentía de tener la suerte de poder acoger la urna con la reliquia de Don Bosco en la diócesis,e hizo una llamada a la nueva evangelización.

Terminadas las vísperas, los fieles estuvieron durante 25 minutos venerando a Don Bosco pasando, uno por uno, para visitar la urna: muchos jóvenes, padres de familia, niños y, naturalmente la Familia Salesiana de la obra de Guadalajara. Se rezó la oración de preparación al bicentenario del nacimiento de don Bosco.

Finalmente, el señor Obispo agradeció a todos el acto tan religioso y tan juvenilque se había desarrollado, así como el bien que los salesianos están llevando a cabo en la ciudad y en la diócesis de Guadalajara.

Parroquia de María Auxiliadora

La urna fue trasladada a la Parroquia de María Auxiliadora, donde desde las 22:00 hasta las 24:00 horas hubo una vigilia eminentemente salesiana. También el templo se llenó por completo. En el fondo presidía el letrero “CON VOSOTROS ME ENCUENTRO BIEN AQUÍ”. Sobre pantallas,colocadas en lo alto del presbiterio, se proyectaban imágenes, letras de cantos, oraciones, para la participación de todos. Animaba los cantos el coro del Centro Juvenil. Los breves textos de la palabra de Dios, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento,servían de hilo conductor de diversos hechos clave de la vida de don Bosco que también se proyectaban: el sueño de los nueve años, el momento en que los jóvenes que con su oración hacen que recupere don Bosco la salud…,terminando con la carta de la fundación de la congregación salesiana con los jóvenes que él mismo había formado.

A continuación hubo un tiempo para que los asistentes se acercasen a la urna y, después de venerarla, coger uno de los papelitos colocados junto a la misma que contenían un pensamiento de Don Bosco, una sencilla “parolina al orechio”que él mismo podría dirigir en ese momento a cada uno.

Terminada la veneración, el coro juvenil cantó: “Me basta que seáis jóvenes para amaros”… sin jóvenes, el cielo ya no es cielo para mí”. Al terminar el himno a Don Bosco, hubo unos aplausos espontáneos.

El acto terminó con las “Buenas Noches” que dio el director de la obra salesiana, Samuel Segura, siguiendo frases de Don Bosco como: “que seáis felices en el tiempo y en la eternidad”, “me basta que seáis jóvenes para amaros”, “mi objetivo es formar de vosotros buenos cristianos y honrados ciudadanos”, “todos vosotros debéis de llegar a ser santos y para ello, procurad estar siempre alegres”.

Al final, todos querían hacerse fotos junto a Don Bosco. La fiesta continuará la mañana del lunes 11, celebrando la presencia del santo en medio de nosotros.