14 de diciembre de 2017    
San Juan de la Cruz    
noticia_destacada
foto_noticia_dos foto_noticia_dos
foto_noticia_dos foto_noticia_dos
+texto -texto enviar imprimir
El carisma salesiano, como la lluvia que riega la tierra

13/06/2012 | Redacción Alcalá

El Obispo de Alcalá de Henares preside la eucaristía en la catedral alrededor de la reliquia de Don Bosco.

Como todo gran acontecimiento estás deseando que llegue el día, pero cuando llega te das cuenta que en un abrir y cerrar de ojos, el gran acontecimiento ha pasado y ahora lo que nos queda es saborear e interiorizar con uno mismo, ¿qué ha significado para mi este día?¿qué me ha dicho a mi Don Bosco?¿Y yo que le dije?

El día no dio comienzo a las 16:30 de la tarde, pues los preparativos han llevado su tiempo y en el día de ayer, lo único que quedaba era dar el punto y final al gran acontecimiento que tendríamos oportunidad de vivir en Alcalá de Henares, un 11 de junio de 2012.

Y como bien dice el refrán “a quien madruga Dios le ayuda” y así fue. Desde las 9:00h ya había animadores y jóvenes de talleres montando el lugar de encuentro en la Plaza de los Santos Niños, adornando la Catedral, montando las mesas de sonido, preparando el lugar del coro, preparando lo que sería el oratorio de Don Bosco pero en el siglo XXI. Imaginaros lo bien que resultó este momento de convivencia de la mañana que algunos de los jóvenes que estuvieron allí, derrochando esfuerzos para montar todo lo que tuvimos ocasión de disfrutar y de ver, prefirieron quedarse a comer en el CJC antes que irse a sus casas a descansar un poquito.

A las 16:00h las reliquias de Don Bosco, llegaron a uno de los ambientes de la obra salesiana de Alcalá de Henares, al Centro Juvenil Cisneros, y allí hubo ocasión de verlo en el patio hasta que a las 16:45h, aproximadamente, se escuchó el repique de campanas desde la Catedral-Magistral que anunciaba el inicio de la procesión de las reliquias acompañada por niños y niñas del chiquicentro de Las Naves, jóvenes de los Centros Juveniles, animadores, educadores de talleres, miembros de ADMA, cooperadores Salesianos, hogares Don Bosco, gente de la parroquia y por muchos amigos y amigas de Don Bosco.

A su llegada a la Plaza de los Santos Niños, hubo un primer acto de bienvenida con parte de representantes de la diócesis de Alcalá, con el director y la comunidad de la obra Salesiana de Alcalá, con algunos miembros jóvenes de la familia salesiana y con miembros de las autoridades locales, en este caso, encabezando el acto, estuvo el teniente alcalde de nuestra ciudad, el Sr. Javier Bello que nos dedicó a todos los que allí estuvimos unas breves palabras, todas ellas fueron palabras dedicadas a los jóvenes y a su educación, nos hizo una reflexión de lo que ya Don Bosco había visto hace 150 años atrás, la importancia que tiene la educación en los jóvenes, aludiendo a frases que Don Bosco decía como que “el futuro bueno o malo de una sociedad depende de la buena o mala educación de sus hijos” o como esta otra “ si no os ocupáis de los jóvenes, llegará un momento en que os tendréis que preocupar de ellos porque os harán la vida difícil”. Por tanto desde el Ayuntamiento de Alcalá, a Don Bosco se le pidió en su presencia, que nos ayude a encontrar sitio para todos los jóvenes que se encuentran en este momento dejados de lado por la sociedad y de poner en sus manos a los jóvenes de nuestra ciudad.

Después de las palabras del teniente alcalde, tuvo lugar un breve acto de bienvenida por parte de tres niños del chiquicentro de Las Naves (Alberto, Soraya y Sergio), un joven de talleres, una educadora de talleres y una Cooperadora Salesiana. Acompañando a este acto junto a las reliquias de Don Bosco, pudimos ver el almendro que será plantado en uno de los patios de Salesianos Alcalá, en el que todos los allí presentes tendrán oportunidad de ver crecer nuestros sueños.

Terminado el acto de bienvenida, era tanta la gente que quería estar al lado de las reliquias de Don Bosco, que en procesión junto con las autoridades locales, representantes de la diócesis de Alcalá, padres salesianos y otros miembros, hizo su entrada en la majestuosa Catedral de Alcalá Henares, como no podía ser de otra manera, ya que la llegada de las reliquias de Don Bosco, se merecía un acto solemne en un lugar solemne como es nuestra Catedral-Magistral.

Con un pelín de retraso sobre el horario inicialmente acordado, se inició el acto de acogida y meditación de la lectura del Buen Pastor, presidido por nuestro director de la obra Salesiana de Alcalá, Don Alfredo Martín, y en este acto se nos animó a acercarnos a Don Bosco, a dejarle que nos hablara, y a que a cada uno de nosotros, nos dijese algo. Y todo aquel que pasó a verle, tuvo la oportunidad de dejarle en un buzón un mensaje, y Don Bosco a cada uno le devolvió otro mensaje que cada uno conservará en su recuerdo y que cada uno le dirá una cosa.

A continuación a este acto, fueron despedidas las autoridades locales haciéndoles entrega a ellos también de una frase de Don Bosco, y se inició el rosario que fue dirigido por la Asociación de María Auxiliadora. Cada uno de los misterios fue rezado y leído por una persona. El primer misterio por un niño, el segundo misterio por la administradora de ADMA, el tercer misterio por una joven, el cuarto misterio por una Hermana de la Caridad del hospital de Antezana, el quinto misterio por un seminarista de la Diócesis de Alcalá y para finalizar la Letanía fue realizada por una Cooperadora Salesiana en formación.

Mientras tanto, y en paralelo a los actos que estaban aconteciendo dentro de la Catedral, en la plaza de los Santos Niños hubo un verdadero oratorio de Don Bosco, animado por educadores de talleres y animadores de los Centros Juveniles. Este oratorio estaba pensado para los niños y niñas de la ciudad de Alcalá de Henares, en el que se podían disfrutar de talleres variopintos, como el pinta caras, el taller de creación de malabares, juegos del pañuelo, twister gigante, futbolín, ping pong, etc…

Y para aquellos que no han tenido ocasión de conocer un poquito de la vida de Don Bosco, algunos jóvenes de los Centros Juveniles de las Naves y del Cisneros, representaron dentro de la Catedral, algunas escenas de la vida de Don Bosco como: El sueño de los 9 años representado representado por Sergio (D. Bosco) , Alejandro (Jesús de Nazaret), Daniel (Narrado) y Rocio (María). El primer niño del oratorio de Don Bosco representado por Jonathan (D.Bosco) y Andrés (niño). La escena de Don Bosco en la barbería donde se encuentra a Carlitos que es quien le ayuda en el oratorio representado por Jesús (narrador), Juan Andrés (barbero), Oscar (Carlitos) y Víctor (D.Bosco). Y para finalizar la escena que tiene Bartolomé Garelli con Don Bosco que a todos cuando la vimos se nos vino a la cabeza la frase que Don Bosco que hizo a Bartolomé ¿sabes silbar?, representada por Eduardo (Bartolomé), Florin (Sacristán) y Andrey (D.Bosco).

A las 19:00h se rezaron vísperas y hubo una animación de imágenes de Don Bosco proyectadas en una pantalla.

A las 19:10 hizo su entrada el Sr. Obispo de Alcalá de Henares, y al primer lugar que acudió fue a visitar la urna de Don Bosco y el siguiente lugar de visita fue al coro que se hallaba detrás del altar, pasando a continuación a la sacristía, donde le estaban esperando más de 17 personas entre sacerdotes de la diócesis y salesianos y diáconos, que fueron los que acompañaron al Obispo a presidir la misa oficiada por el mismo, a las 19:30h tal y como estaba previsto en el horario.

Las lecturas que se leyeron para la ocasión fueron la primera lectura de la carta de San Pablo a los Filipenses, en la que se nos animaba a estar siempre alegres, algo que nos caracteriza a todos aquellos que formamos parte del mundo salesiano. La segunda lectura fue del evangelio de San Mateo, en la que se nos decía que nosotros somos la sal de la tierra y la luz del mundo. Y como nos dijo el Sr. Obispo en su homilía, haciendo referencia a las dos lecturas anteriormente escuchadas. Estad siempre alegres, dando amor y sabiendo que la fuente es Jesucristo. Que los jóvenes necesitan nuestro cariño, que son almas atormentadas y que si hablamos con ellos descubriremos que hay abismos de sufrimiento. Que es urgente la situación de emergencia educativa que necesitan nuestros jóvenes, y se nos reclama esa emergencia educativa a los padres, a los salesianos y salesianas, a cooperadores, para que les ayudamos a acercarse a Jesucristo y que les enseñemos a ser aprendices del amor de Dios. Para que iluminen con luz propia en el mundo dejándose iluminar por Jesucristo y atendiendo al manantial que es Dios. Si faltara la sal del carisma salesiano pastoral juvenil, nada sería igual. Nos dijo que Don Bosco había venido a visitarnos para continuar dando sabor, igual que la sal da sabor, y para conservar sanos y vigorosos los alimentos de la cultura salesiana. Nadie puede dar lo que no tiene, y la familia salesiana está para que no les falte a los jóvenes la alegría, se necesita del carisma que el Espíritu Santo regaló a Don Bosco, para que este segmento de la población encuentre respuestas, siendo honrados ciudadanos y buenos cristianos. Y para finalizar el resumen de la homilía en la que en repetidas ocasiones en Sr. Obispo habló de la emergencia educativa, me quedo con una frase con la que definió a Don Bosco, a su carisma, a su obra: Es como la lluvia que cae del cielo para atender a los jóvenes y a los niños. Y para finalizar la eucaristía el Sr. Obispo dio paso a nuestro Provincial Don Luis Onrubia para dedicarnos unas palabras a todos los que formamos parte de la obra salesiana de Alcalá. El provincial agradeció a la diócesis la acogida, y la familia de Loli, cooperadora salesiana, hizo entrega al Sr. Obispo de una estatua de Don Bosco como agradecimiento y recuerdo del día acontecido.

Finalizada la eucaristía, en la que por supuesto se cantó ¡Viva Don Bosco, viva Don Bosco, viva eeeaaa, viva su sueño entre nosotros viva…!, hubo un acto de despedida esta vez fuera de la Catedral, esta vez en el improvisado oratorio que se había montado en la Plaza de los Santos Niños, destacando de la despedida, la actuación de jóvenes y animadores cantando el Rap de Don Bosco en el que destacar la frase que se canta que dice “confiando en Jesucristo como lo hizo Don Bosco” y como no podía ser de otra manera, porque para todos los que estuvimos ayer fue un gran acontecimiento, una gran fiesta, le dimos un adiós sonoro y colorido con traca, pólvora, bengalas, serpentinas y globos.

Desde estas líneas, unas palabras de agradecimiento para toda la familia salesiana (Salesianos de la comunidad de Alcalá, ADMA, cooperadores, hogares SDB, ect…) , y espero que la venida de nuestro maestro, padre y amigo San Juan Bosco, haya permitido crear lazos fuerte de unión entre todos los ambientes y las personas de salesianos Alcalá. Agradecimientos a nuestro provincial Don Luis Onrubia que estuvo con nosotros celebrando este momento, él cual nos dedicó unas palabras en la eucaristía. Agradecimientos a la diócesis de Alcalá de Henares por la acogida que le han dado a nuestro Santo, y especialmente a la sacristana que estuvo en todo momento atendiendo nuestras peticiones y al sacerdote Alberto por permitirnos en el día de ayer hacer uso de las instalaciones de la Catedral y facilitarnos la vida. Agradecimiento al Ayuntamiento de Alcalá por hacerle un hueco en sus agendas a nuestro Santo. Agradecimientos muy especiales a todos los chicos y chicas que ayer estuvieron montando el escenario de la plaza de los santos niños y la Catedral, por dedicarle tiempo y esfuerzo con el fin de que muchas más gente pudiera disfrutar el día de ayer. Agradecimientos a todos los que en algún momento del día de ayer pasaron por la Catedral, fue una alegría inmensa ver las caras de mucha gente que han formado parte de Salesianos Alcalá en algún momento de sus vidas, antiguos socios, antiguos animadores, padres de antiguos socios, ect… Agradecimientos a todos los que a día de hoy seguís estando ahí.

La verdad es que se nos hizo muy corto el tiempo que pasaron las reliquias de Don Bosco por Alcalá, y siempre nos queda el deseo de que hubiese podido estar un poquito más porque tal y como se demostró ayer en la catedral, la familia salesiana de Alcalá es muy grande y eso que faltó gente pero sabemos que en otras casas también lo estaban esperando...