14 de diciembre de 2017    
San Juan de la Cruz    
noticia_destacada
foto_noticia_dos foto_noticia_dos
foto_noticia_dos foto_noticia_dos
+texto -texto enviar imprimir
Don Bosco es, ya, manchego

16/06/2012 | Redacción

Con una multitudinaria misa en la catedral de Ciudad Real, presidida por el obispo de la diócesis, concluye la visita de la reliquia a la capital manchega.

Contemplaba, ayer por la mañana, Don Bosco los nervios góticos de la bóveda de la catedral de Ciudad Real que albergaban, con la serenidad que da la historia, a todos los alumnos de Salesianos Hermano Gárate y a la Familia Salesiana de Ciudad Real. La catedral, llena a rebosar de niños y jóvenes, fue el escenario del último acto de la visita de la reliquia de Don Bosco a la capital manchega. Y último acto, también, de las celebraciones por el 50 aniversario de presencia salesiana.

Monseñor Antonio Algora, obispo de la diócesis, presidió la eucaristía que, en todo festivo, había comenzado en el parque aledaño al templo. Cuando llegó la imagen de Don Bosco, los alumnos mayores interpretaron un baile para recibir al santo. Ya dentro del templo, los chicos participaron entusiasmados en la eucaristía. Junto al obispo, el Provincial de Salesianos Madrid Luis Onrubia, el director de la obra de Ciudad Real Joaquín Torres, la comunidad salesiana y numerosos sacerdotes de la ciudad que quisieron hacerse presentes en este momento. También participaron religiosos y religiosas, y las salesianas de la vecina Valdepeñas que habían venido con un autobús lleno de jóvenes de su colegio.

En la homilía, el obispo agradeció la labor de los salesianos en estos 50 años en Ciudad Real, haciendo realidad lo querido por Don Bosco. Animó a los jóvenes a imitar a San Juan Bosco, especialmente siendo amigos de Jesús. Tras la homilía, los salesianos, salesianas y cooperadores presentes, renovaron su profesión religiosa y promesa.

Al término de la ceremonia religiosa, Joaquín Torres hizo una acción de gracias en la que recordó al ayuntamiento, presente con algunos concejales, a la iglesia, en la persona del obispo, y también dio las gracias, rubricadas con el aplauso de todos los presentes, a los tres conductores italianos que se encargan de mover la urna de Don Bosco. Concluyó asegurando el compromiso de los salesianos por seguir apostando por los jóvenes de Ciudad Real.

Señal de ese compromiso fue, al inicio del día, la bendición de un relieve de Don Bosco que se ha colocado en la fachada del colegio salesiano, en el edificio que alberga la formación profesional. El director del centro bendijo la imagen de Don Bosco, con las fechas de la visita de la reliquia, y la frase tan querida por el santo: “hasta mi último aliento será para vosotros”.