27 de junio de 2017    
San Cirilo de Alejandría    
noticia_destacada
foto_noticia_dos foto_noticia_dos
foto_noticia_dos foto_noticia_dos
+texto -texto enviar imprimir
Don Bosco en Fuenlabrada

17/06/2012 | Redacción Fuenlabrada

El obispo de la diócesis participó en la vigilia y en la eucaristía.

Fue el 31 de Enero de 1978, fiesta de San Juan Bosco, cuando tres Salesianos iniciaron la andadura de esta presencia salesiana en el Barrio del Naranjo aún en construcción, en Fuenlabrada.

“Que San Juan Bosco en este día de su fiesta vaya delante de todos nosotros y nos de luz, entusiasmo, acierto y bendición fecunda”, fueron las palabras y el primer deseo escrito en la Crónica de quienes hace 34 años llegaron a este Barrio de Fuenlabrada.

“Don Bosco “vuelve” otra vez a Madrid” fue el título de la conferencia que el jueves 14 de este año de gracia de 2012 nos ofreció con palabra fácil y atrayente D. Francisco Rodríguez de Coro con la que hizo historia viva y recordó la esencia carismática de aquel santo turinés.

Mediante relatos llenos de entrañables recuerdos familiares de quienes se fiaron de aquel amigo de los jóvenes con sus tragedias, ilusiones y esperanzas, en aquel Turín en reconstrucción lleno de limitaciones para los jóvenes de la emigración con sus ansias de vivir y sus pobrezas inmensas. Hizo Paco hincapié en la necesidad de que hoy sus hijos y los miembros de la Familia Salesiana queramos seguir siendo como él y en nuestro mundo sus testigos, con su mismo corazón y su entrega a la misión juvenil y popular.

Día 16 de junio de 2012

Hoy, llega a este Barrio, con más de 19.000 habitantes, Don Bosco. Llega a su Casa para hacer realidad el deseo de los Salesianos pioneros.

Ya se notaba el ambiente de fiesta desde primera hora de la mañana con la “Bicicletada Don Bosco” que durante dos horas centenar y medio de ciclistas entre niños, adolescentes, jóvenes y familias hicieron el recorrido entre el Naranjo y el Parque Polvoranca en un clima de alegría y expectación cara a la llegada de Don Bosco a nuestro Barrio

A las siete y media de la tarde el repique de campanas anuncia la llegada de la Urna de San Juan Bosco a Fuenlabrada. Viene de tierras manchegas: Ciudad Real y Puertollano. Suenan las palmas y los vivas de la gente del Barrio al aparecer la urna en la plaza exteriorizan los mejores sentimientos mientras la Banda Municipal de Fuenlabrada dirigida por un antiguo alumno salesiano lo recibe con el himno nacional.

El director de la Comunidad y de la Obra Don Luis Fernando Sánchez da la bienvenida al Teniente de Alcalde, en representación del Sr. Alcalde D. Manuel Robles quien tenía prevista su presencia y que por fuerza mayor le fue imposible estar. En su nombre y en el propio el Sr. Teniente de Alcalde dio las gracias a todos y en especial se congratuló de la llegada de San Juan Bosco a Fuenlabrada y deseó lo mejor para esta labor en pro de la juventud necesitada que se lleva a cabo en nuestros Talleres Sociolaborales.

Luisfer también saluda a Marisa quien durante muchos años ha sido la Concejala de Servicios Sociales y que ha ayudado mucho a la labor desarrollada en “Prelaborales Naranjoven” con el programa PISA.

Saluda al numeroso público asistente y desgrana las ideas de gratitud a nuestras autoridades municipales por su servicio a nuestro Centro en pro de los jóvenes que así tienen oportunidades de capacitación para su futuro.

Destaca el sentido de fiesta que nos invade porque Don Bosco hoy llega a nuestro Barrio de Fuenlabrada y así lo sienten nuestros niños, los jóvenes, las familias y los vecinos de Fuenlabrada.

La presencia de Don Bosco es un estímulo a amar a los jóvenes, sobre todo a los más desfavorecidos, como el lo hizo. La estancia de la Urna con la reliquia del brazo de San Juan Bosco es una bendición de Dios como lo fue la llegada de los Salesianos hace 34 años y de las Hijas de María Auxiliadora hace treinta años.

Terminó diciendo que Don Bosco nos hace levantar la mirada al cielo ya que Don Bosco como a sus jóvenes y a los nuestros nos espera en el Paraíso.

El canto “Viva Juan Bosco, viva” rompió la serenidad de una tarde de azul intenso. Las palabras de dos jóvenes pusieron cariño, amor y gratitud por la presencia de los hijos de Don Bosco en este Barrio que precisamente tiene a María Auxiliadora por Patrona.

Comienza la procesión por el entorno de la plaza precedida por el estandarte de María Auxiliadora de la Asociación de Mª Auxiliadora y una bandera de San Juan Bosco así como por una pancarta portada por un grupo de niños entre los acordes de la Banda de Música.

Un grupo de niños de primera comunión antecede a la Urna que va escoltada por los “anderos” de María Auxiliadora. Detrás de la Urna van los Sacerdotes Salesianos de la Comunidad y le sigue la gran cantidad de fieles de la parroquia, amantes de Don Bosco y de María Auxiliadora en un clima de alegría desbordante y de una emoción contenida por estar viendo a Don Bosco aquí presente, acontecimiento histórico por el que damos gracias a Dios.

La Banda ofrece el himno solemne a la entrada de la Urna a la Iglesia que se llena de fieles. Ya en el templo, es el párroco Javier quien dirige los actos.

Hay un “marco de veneración” antes de que resuene el canto “Padre, maestro y amigo” y a continuación, bajo el título:”Don Bosco se mueve”, cinco secuencias de cine de la película de San Juan Bosco mantienen la atención de todos en medio de un silencio de admiración y gratitud: “Es un verdadero luchador”. “Ánimo chico, tú sabes mucho”. “Mamá, mis chicos te necesitan en el Oratorio”. “Os comunico una gran alegría” y “No lo olvidéis: nadie es huérfano en esta tierra”.

Sigue el momento llamado de “Identidad Salesiana”.

En nombre de los fieles de la Parroquia un seglar da las gracias a Don Bosco por ”ser el santo de los jóvenes” y a Juan Pablo II por haber sido el “Papa de los jóvenes” y surge espontáneo el canto: “Me basta que seáis jóvenes..”.

Continúa una larga lista de intervenciones cargadas de amor y gratitud en nombre de todos y cada uno de los representantes de los grupos parroquiales, del Centro Juvenil y de Talleres en el Consejo pastoral parroquial. Y en nombre de todos prevalece un sentido gracias a Don Bosco ya que también nosotros estamos a gusto al tenerte aquí entre nosotros.

Es en medio de estas intervenciones cuando se hace presente nuestro Sr. Obispo de Getafe Don Joaquín que va a estar con nosotros durante la Vigilia de oración a la que también se unió más tarde D. José María Avendaño, Vicario General de la Diócesis de Getafe.

Sigue un “tiempo de callar”: para la oración ante la Urna y el desfile de veneración ante Don Bosco con plegaria callada, peticiones silenciosas, emoción contenida y ese querer tocarle y hablarle de tú a tú.

Tras unos momentos de espera Luis Fernando Izquierdo inicia la Vigilia de oración con protagonismo especial de los jóvenes del Centro Juvenil. En un clima de silencio, oración, proclamación de la Palabra y testimonios personales Luisfer encuadró esta casi hora y media que duró la Vigilia, dentro del marco de los dos grandes amores de Don Bosco, como consecuencia del sueño de las dos Columnas, para nuestro hoy y para cada uno de los presentes: la devoción a la Eucaristía y a María Auxiliadora.

Momento especialmente emotivo fue la renovación de los votos de los Salesianos de la Comunidad, de una Hija de María Auxiliadora y de la promesa de una Cooperadora. Fuertes aplausos premiaron este gesto de respuesta al Señor y de fidelidad a la misión juvenil y popular.

La bendición con el Santísimo fue el signo final que rubricó esta 1ª Jornada única e histórica vivida por tanta gente de este Barrio del Naranjo, sin que faltaran las “Buenas Noches” a cargo del Director de esta Obra quien dejó como pensamiento el de Don Bosco a sus muchachos: vida “buena”, vida “bella” y vida “feliz”.

Lo mismo que Don Bosco contó con sus propios jóvenes para fundar su Congregación, necesita hoy de nosotros para continuar su misión educativa y evangelizadora con los jóvenes y las clases populares. ¡Buenas Noches!.

Y durante tres cuartos de hora, junto al resto de fieles, fue el grupo de jóvenes en torno a la Urna de Don Bosco el que fue poniendo en común sus impresiones de la visita del Santo, sus deseos de continuar la tarea de formación cristiana y de ser instrumentos de evangelización en sus ambientes.

¡Gracias Don Bosco!. ¡Gracias María Auxiliadora!

Día 17 de Junio de 2012

Nuevamente, desde las diez de la mañana en que la Comunidad se reúne en torno a Don Bosco para tener el rezo de Laudes, va llegando la gente para rezar o estar en silencio contemplando a Don Bosco.

El repique de campanas va anunciando al Barrio que a las doce se inicia la Eucaristía solemne presidida por nuestro Sr. Obispo de Getafe Don Joaquín en la que concelebran el Sr. Inspector D. Luis Onrubia, el Delegado de Pastoral Juvenil D. Luis Alberto Guijarro, los Sacerdotes de la Comunidad y Miguel Rivilla.

Con el templo lleno de fieles, la liturgia de la Palabra y la respuesta del pueblo que participa masivamente con el canto, hace que esta Eucaristía impacte en la manera de ser y estar de la comunidad cristiana convocada por San Juan Bosco, hasta que llega el momento de la homilía. El Sr. Obispo centra su reflexión en los cuatro amores de Don Bosco: Jesús en la Eucaristía, la devoción a la Virgen Auxiliadora, el amor a la Iglesia y la entrega en cuerpo y alma a los jóvenes.

Al finalizar la Eucaristía la estampa clásica del encuentro de San Juan Bosco con Bartolomé Garelli protagonizada por un grupo de niños de Catequesis puso una nota de historia salesiana en su inicio y que encandiló a la asamblea que les premió con un prolongado y fuerte aplauso. Tras la bendición del Sr. Obispo toda la Asamblea se unió en oración rezando la oración a San Juan Bosco del Rector Mayor D. Pascual Chávez. Al término de la Misa el Director de la Comunidad hace entrega al Sr. Obispo de una estatua recuerdo de San Juan Bosco.

Después, enhorabuenas, fotos recuerdo con Don Bosco y el regusto de esta visita histórica de Don Bosco a Fuenlabrada en este Barrio del Naranjo.

A media tarde, sintiendo la separación, la reliquia del Santo en su Urna continúa la peregrinación hacia otra presencia Salesiana: El Colegio de Soto del Real.

Gracias, Don Bosco. Tu visita deja una huella imborrable entre todos nosotros y esperamos que el recuerdo de tu estancia entre nosotros sea semilla de vida, alegría y esperanza. Esta es tu Casa. De aquí saldrá tu gloria.