15 de diciembre de 2017    
Santa María de la Rosa    
noticia_destacada
foto_noticia_dos foto_noticia_dos
foto_noticia_dos foto_noticia_dos
+texto -texto enviar imprimir
Don Bosco en las casas de las FMA en Madrid

19/06/2012 | Redacción

El colegio de Dehesa de la Villa (Madrid), de las salesianas, recibió la visita de la urna con las reliquias de Don Bosco durante veinticuatro emocionantes horas de acogida.

Los días 12 y 13 de junio han sido muy especiales para la Inspectoría de Santa Teresa. Por fin recibíamos la tan esperada urna de Don Bosco que desde 2009 y hasta 2015 viajará recorriendo las casas salesianas de todo el mundo. Tres años después, por fin se encuentra entre nosotros. Bienvenido a casa querido Juan.

La capilla de las Escuelas Santísimo Sacramento estaba preparada. El colegio, lleno de personas. La emoción se palpa en el ambiente. Don Bosco está a punto de llegar. En cuanto asoma la furgoneta que trae la urna, los asistentes estallan en aplausos y vivas.

El acto de acogida tuvo un primer momento en el patio del colegio, donde los niños recibieron a Don Bosco entre globos, serpentinas y confeti. A continuación, dos jóvenes quisieron dedicarle también lo mejor de sí mismas en forma de bailes tradicionales. Antes de pasar a la capilla, el patio entero se unió en una canción que no ha dejado de resonar durante toda esta semana por todos los rincones: ¡Viva Don Bosco, Viva Don Bosco, Viva! Finalmente, y con la ayuda de unos jóvenes llenos de fuerza y energía, la pesada urna fue subida por una plataforma e instalada dentro de la capilla donde permanecería abierta al público durante un día entero.

A continuación, tuvo lugar el momento de oración y encuentro personal con Don Bosco, a lo largo de una Vigilia que se extendió hasta más allá de las once de la noche. Los asistentes recibieron una vela, que tras ser encendida, portaron cuando pasaban uno a uno frente a la urna. Al final, una cinta roja, símbolo de la pasión con la que Don Bosco vivió su vida de amor por los jóvenes, era atada a las muñecas de cada uno.

El día siguiente, 13 de junio, fue una jornada de actividad continúa, en la que centenares de personas acudieron a la capilla de las Escuelas Santísimo Sacramento sin cesar, con una fluidez continua que permitió que nadie perdiese la oportunidad de participar en este evento histórico. De esta manera y desde las 8 de la mañana, hora en que tuvo lugar la Eucaristía, hermanas, alumnos, familias, antiguos alumnos, cooperadores y vecinos del barrio disfrutaron de este momento de cercanía y oración junto a Don Bosco. Durante la mañana fue el turno de los alumnos de la Dehesa, de Villaamil, y del CES turno de mañana; el mediodía fue el momento de familia salesiana, antiguas alumnas, ADMA y salesianos cooperadores, y por la tarde se priorizó la visita de los jóvenes de proyectos socioeducativos de la Inspectoría y de los alumnos del CES turno de tarde. Este incesante discurrir tuvo como punto final un acto de despedida, amenizado por el coro de alumnos de la Dehesa, en el que los allí reunidos pudieron encontrarse con Don Bosco por última vez, ya que la urna sería trasladada de nuevo a las 8 de la tarde.

Todos recordaremos en los años venideros este acontecimiento histórico tan importante y especial de encuentro con nuestro querido Juan. Esta oportunidad nos ha permitido tener durante dos días más próximo a un Don Bosco que vive permanentemente en nuestros corazones. ¡Gracias Don Bosco! ¡Viva Don Bosco! ¡Viva!