27 de junio de 2017    
San Cirilo de Alejandría    
noticia_destacada
foto_noticia_dos foto_noticia_dos
+texto -texto enviar imprimir
‘Necesitamos hoy a muchos valientes como Don Bosco’, dice el Arzobispo de Valencia

29/10/2012 | www.salesianos.edu

Multitudinaria concelebración eucarística en Valencia

En un ambiente de fiesta, rodeado de niños y jóvenes y con la presencia del arzobispo de Valencia, D. Carlos Osorio, la Reliquia de Don Bosco llegó al patio principal de la obra salesiana de San Antonio Abad en la calle Sagunto de la ciudad del Turia, a las doce de la mañana de un domingo soleado pero frío.

Una eucaristía multitudinaria, con cerca de dos mil participantes, fue el primer acto de un programa intenso que prevé encuentros con todas las ramas de la Familia Salesiana y que incluye momentos de oración personal como los que ya se están viviendo, desde que la Reliquia quedó expuesta en el altar mayor de la parroquia. En el altar dispuesto al efecto, además del Arzobispo estaban presentes el Inspector salesiano Juan Bosco Sancho y el Director y párroco de la Obra, Javier Sevilla, entre otros sacerdotes.

La asamblea estaba compuesta por niños y jóvenes del Centro Juvenil Amics, feligreses de la parroquia, Hijas de María Auxiliadora y otras ramas de la Familia Salesiana así como muchos ex alumnos y amigos de la obra de Don Bosco en esta parte de Valencia.

"Hoy el mundo necesita muchas personas que, como Don Bosco, tengan la valentía de luchar por los jóvenes y darles un respuesta a sus necesidades", dijo el titular de la diócesis de Valencia en la homilía, quien demostró conocer bien la biografía del padre y maestro de la juventud y su cercanía a su espíritu y obra.

Un grupo de dolçainers i tabaleters precedía al numeroso grupo de niños que portaban la Reliquia cruzando los patios hasta llegar al punto donde se depositaría durante la eucaristía. Allí permaneció Don Bosco, rodeado de niños sentados sobre una moqueta, en una estampa que pretendía reproducir aquello que más le hubiera gustado y que supuso el sentido de su propia vida.

Durante las ofrendas, una familia de antiguos alumnos juntaban tres generaciones distintas, unidas por su cariño y admiración a Don Bosco caminado juntas hacia el altar. Fue ese uno de los momentos más emotivos, así como la carta que varios niños del Centro Juvenil Amics le dedicaban como acción de gracias. La música del coro marcaba un estilo joven a la celebración que resultó muy participada y en la que se escucharon palabras emocionadas desde el principio, con un pregón que terminaba diciendo: "Don Bosco, gracias por venir: bienvenido a tu casa".

El acto culminó con una espectacular mascletà en el patio, presidida por la Reliquia, en medio de los participantes de la eucaristía y recorriendo, posteriormente, la calle Sagunto, de camino a la parroquia, bajo una colorida lluvia de confeti y los aplausos emocionados de todos los presentes.

En la parroquia, multitud de personas agradecidas a Don Bosco rodeaban la urna, la fotografiaban, la tocaban y expresaban su cariño. Una jornada histórica e inolvidable que ha unido a la gran familia de esta obra centenaria volcada hoy en este acontecimiento.