NOTICIAS DONBOSCO.ES
Deja hablar al silencio

11/09/2017 | Julio Pedraza

Crónica de Julio Pedraza Maraver sobre la experiencia de Tiempo Interior organizada desde el Movimiento Juvenil Salesiano de España.

<p>"Durante este mes de agosto, en concreto del 9 al 15, he podido participar de la experiencia de Tiempo Interior organizada desde del MJS Espa&ntilde;a, bajo el nombre &ldquo;Deja hablar al Silencio&rdquo;, en el Monasterio de Soto Iruz, en Cantabria.</p>

<p>&nbsp;Visto desde de la distancia de los d&iacute;as que han pasado, me doy cuenta de la gran experiencia que ha supuesto dejar hablar al silencio. Todos los participantes lleg&aacute;bamos con una misma sensaci&oacute;n: un a&ntilde;o fren&eacute;tico casi &ldquo;sin tiempo&rdquo; para nosotros, ni para el di&aacute;logo con Dios, para la oraci&oacute;n. Y eso a m&iacute; ya me hizo ver que esta propuesta de tiempo interior es muy necesaria para los j&oacute;venes de hoy. Vivir con la sensaci&oacute;n de realizar un sinf&iacute;n de actividades, pensando con y para otros j&oacute;venes, creando y llevando a cabo diferentes proyectos, y pudiendo caer en el error de hacer por hacer, sin ning&uacute;n fundamento, sin saber si Dios nos lo est&aacute; pidiendo.</p>

<p>As&iacute; empezaban estos ejercicios, pudiendo hacer un repaso en c&oacute;mo hab&iacute;a sido mi curso, pensando en todas las actividades realizadas, todas las personas con las que me hab&iacute;a encontrado, con las que hab&iacute;a compartido mi camino.&nbsp;</p>

<p>Entonces, gracias a las indicaciones y ponencias de Abel, las oraciones de la ma&ntilde;ana de Pep y las buenas noches de MariMar, pude ir introduci&eacute;ndome en el arte de la oraci&oacute;n. Haciendo un an&aacute;lisis de lo que hac&iacute;a, de lo que supone la oraci&oacute;n, siendo consciente de aquello que necesitaba mejorar en mi di&aacute;logo con Dios, proponi&eacute;ndome unas metas que est&aacute;n presente en mi proyecto de vida de cara a este curso que iniciamos.</p>

<p>Todo ello bajo un clima de fraternidad con el grupo, con momentos de silencio y de compartir, que me ayudaban a ir esclareciendo algunas ideas y sensaciones que se me aparec&iacute;an.&nbsp;</p>

<p>Han sido d&iacute;as de dar gracias por el curso, haci&eacute;ndome consciente de todas aquellas peque&ntilde;as cosas que Dios me hab&iacute;a regalado, y de las cuales no me hab&iacute;a dado cuenta en su momento. En concreto, destaco el d&iacute;a en el que subimos a Monte Castillo, donde pude analizar mis limitaciones, acompa&ntilde;ado por Jes&uacute;s en el camino, que me hizo ver todo aquello de lo que pod&iacute;a ser capaz, y en el que pude agradecer todo lo vivido con la celebraci&oacute;n de la eucarist&iacute;a en ese paraje tan espectacular.</p>

<p>Por lo tanto, han sido unos d&iacute;as de desconectar para volver a conectar, unos d&iacute;as que me han ayudado a establecer en mi d&iacute;a a d&iacute;a un momento de oraci&oacute;n, y que de momento me est&aacute;n ayudando a que cada cosa, cada momento ocupe su lugar, haci&eacute;ndome consciente de la grandeza de Dios en lo cotidiano. Una experiencia para j&oacute;venes adultos muy recomendable."</p>
noticia_destacada