NOTICIAS DONBOSCO.ES
Puertollano se vuelca con Don Bosco

16/06/2012 | Redacción

Miles de fieles se reúnen para acompañar la reliquia del santo, en una tarde de fiesta salesiana que ha hecho vibrar a la ciudad manchega.

<div style="MARGIN: 0in 0in 0pt">Tal vez se asust&oacute; Don Bosco al llegar, esta tarde, a Puertollano (Ciudad Real). Nada m&aacute;s abandonar la autov&iacute;a, en la primera rotonda de la ciudad, le esperaban motoristas de la polic&iacute;a municipal. Tal vez Don Bosco record&oacute; sus tiempo en Tur&iacute;n, cuando las autoridades enviaban al oratorio a la polic&iacute;a para vigilar la actividad del santo.</div>

<div style="MARGIN: 0in 0in 0pt">&nbsp;</div>

<div style="MARGIN: 0in 0in 0pt">Sin embargo, en esta ocasi&oacute;n, la polic&iacute;a escoltaba el cami&oacute;n con la reliquia de Don Bosco hasta la iglesia de la patrona de Puertollano, la Virgen de Gracia, donde ser&iacute;a recibido&nbsp;tan ilustre visitante. A las seis de la tarde, una multitud se congregaba dentro del templo, y en la explanada adyacente. Las campanas comenzaron a repicar cuando lleg&oacute; la reliquia del santo. Esperaba tambi&eacute;n el alcalde de la ciudad y la mayor parte de los sacerdotes del municipio. Cuando la urna con la imagen de Don Bosco entr&oacute; en el abarrotado templo, son&oacute; un cari&ntilde;oso aplauso acompa&ntilde;ado por vivas al santo.</div>

<div style="MARGIN: 0in 0in 0pt">&nbsp;</div>

<div style="MARGIN: 0in 0in 0pt">Quer&iacute;an los salesianos que, lo primero que hiciera Don Bosco, fuera saludar a la Virgen de Gracia, como acostumbran a hacer los puertollanenses. La ceremonia religiosa de bienvenida, presidida por Jos&eacute; Carlos Sobejando, director de la casa salesiana, fue emotiva y sencilla. Le acompa&ntilde;aban, adem&aacute;s de Luis Onrubia provincial salesiano, los sacerdotes de la comunidad y de las parroquias&nbsp;de la ciudad. El arcipreste de Puertollano dio la bienvenida a Don Bosco, se&ntilde;alando algunas de las intuiciones pedag&oacute;gicas y pastorales del fundador de los salesianos. Luis Onrubia&nbsp;habl&oacute; del coraz&oacute;n salesiano de la ciudad. Coment&oacute; que Don Bosco no llegaba hoy, que ya hab&iacute;a llegado hace m&aacute;s de 50 a&ntilde;os, con los primeros salesianos, y que su esp&iacute;ritu hab&iacute;a prendido en la ciudad manchega. El coro del colegio salesiano, y la agurpaci&oacute;n musical Virgen de Gracia animaron la celebraci&oacute;n con sus cantos.</div>

<div style="MARGIN: 0in 0in 0pt">&nbsp;</div>

<div style="MARGIN: 0in 0in 0pt">El director de la obra salesiana concluy&oacute; el acto lit&uacute;rgico agradeciendo la implicaci&oacute;n de tantas personas e instituciones para acoger a Don Bosco. Entre aplausos y vivas, Don Bosco sali&oacute; del templo con cierta dificultad, pues eran muchos los devotos que quer&iacute;an tocar la urna, acercarse al santo. Una vez fuera, el carro con la urna fue subido a la carroza que se utiliza para la procesi&oacute;n de Mar&iacute;a Auxiliadora. Estaba adornada con trescientas rosas blancas y , ahora desde lo alto, pod&iacute;a Don Bosco contemplar la muchedumbre que hab&iacute;a venido a esperarlo.</div>

<div style="MARGIN: 0in 0in 0pt">&nbsp;</div>

<div style="MARGIN: 0in 0in 0pt">Con dificultad por el gran n&uacute;mero de fieles, se organiz&oacute; la procesi&oacute;n por el centro del pueblo hasta el colegio salesiano. Presid&iacute;a la procesi&oacute;n el Provincial de Salesianos Madrid acompa&ntilde;ado por un numeroso grupo de sacerdotes y las autoridades civiles. Los alumnos de la ESO portaban estandartes; los chicos del Centro Juvenil llevaban en andas a Mar&iacute;a Auxiliadora; los antiguos alumnos, los scouts y otros miembros de la Familia Salesiana, portaban carteles y pancartas en una procesi&oacute;n festiva que acompa&ntilde;aban tres bandas musicales.</div>

<div style="MARGIN: 0in 0in 0pt">&nbsp;</div>

<div style="MARGIN: 0in 0in 0pt">El cortejo recorri&oacute; las calles principales de la ciudad, que estaban atestadas de gente que quer&iacute;an ver a Don Bosco. Una vez en la iglesia del colegio, ya por la noche, comenz&oacute; una vigilia de oraci&oacute;n que ha durado toda la noche. Los diversos grupos de la obra salesiana, y numerosos fieles, se distribuyeron en turnos para pasar la noche con Don Bosco.</div>

<p>&nbsp;</p>
noticia_destacada