25 de mayo de 2019    
San Beda el Venerable    
Fundó la Orden de los Celestinos, que más tarde se unió a los Benedictinos.
San Celestino

19/05/2019

Etimológicamente significa “ hijo del cielo”. Viene de la lengua latina.
Este joven, nacido en el seno de una familia numerosa, 12 hijos, nació en Abruzzos, Italia, El mismo cuenta en su autobiografía:" Mis padres tuvieron doce hijos, como Jacob, y su mayor deseo era ofrecer alguno al Señor. Fue escogido el undécimo, que se llamaba Pedro, como fue escogido José, en casa de Jacob".
Pedro le decía a menudo a su madre:< Ordenado de sacerdote en Roma, volvió a la cueva de nuevo. No se atrevía a celebrar la misa. Entonces oyó una voz del cielo que le decía:< Su fama de santidad se extendió por todos los contornos. Le siguieron muchos discípulos con los que fundó la Orden de los Celestinos, que más tarde se unió a los Benedictinos.
Cuando menos lo esperaba, se presentaron ante él varios obispos para notificarle que había sido elegido Papa. Era ya un anciano de 80 años.
Estamos en el año 1294. Todos lo aceptaron bien porque la Iglesia necesitaba un Papa santo para que acabara con las intrigas de los Orsinis y Colonnas en la administración burocrática del Vaticano.
Por otra parte, la Iglesia llevaba nada menos que dos años sin Papa.
Al ser nombrado Pontífice se puso el nombre de Celestino V. Imitando a Jesús, entró montado en un burro. Tras bajarse, los cardenales lo recibieron con alegría. Pero en lugar de irse al Vaticano, se marchó al Palacio Real de Nápoles. Aquí mandó construir una cabaña para vivir mejor en soledad. Al no tener experiencia diplomática, lo pasó francamente mal. Por eso presentó su renuncia. Duró en el Papado tan sólo 5 meses. Le sucedió Bonifacio VIII. Este encerró a Celestino en el castillo Monte Fumone para vivir como un monje.
El Papa Clemente V lo hizo santo en Avignon en 1313.

¡Felicidades a quienes lleven este nombre!

Buscador de Santos
buscador_palabra Por palabra
 
buscador_palabra Por Fecha
 
buscador_palabra
buscador_palabra Por Santo
 
 
“La belleza vale más que cualquier carta de recomendación” (Aristóteles)