19 de octubre de 2019    
San Pedro de Alcántara    
Él era el primero en dar ejemplo con sus costumbres y su prudente y prestigioso modo de gobernar
San Wenceslao

28/09/2019

Etimológicamente significa “el más glorioso”. Viene de la lengua alemana.
Su padre, duque de Bohemia, tuvo una existencia muy breve. A su muerte dejó dos hijos: Venceslao, el heredero con sólo trece años, y Boleslao.
Durante el tiempo en que el joven logró su mayoría de edad, la madre Dragomira, hizo de regente. No era cristiana y daba culto a los dioses de su marido. Su regencia duró cinco años y durante ellos se dedicó a perseguir ciegamente a los creyentes en Cristo Jesús. Su mismo hijo heredero tenía que esconderse cuando quería participar en la Misa.
Cumplidos los 18 años mandó construir iglesias, monasterios y ordenó que todos los sacerdotes que estaban desterrados volvieran a su patria.
Todo esto le granjeó el aprecio y el amor de sus súbditos. Además, él era el primero en dar ejemplo con sus costumbres y su prudente y prestigioso modo de gobernar.
Su hermano, mientras tanto andaba pensativo y con el corazón lleno de odio. Solamente aguardaba el instante en que pudiese llevar a cabo la venganza infame que anidaba en su oscuro corazón.
Se unió al grupo de quienes no querían seguir la religión de Venceslao. Preferían continuar con los ritos y culto a los dioses paganos o falsos.
Cuando estaba en misa, Boleslao entró con este grupo de paganos. Y, en un cato de cobarde venganza, le dieron muerte el año 929.
Venceslao tenía la espada en sus manos. Pero en lugar de hacer como su hermano traidor, dijo estas palabras:" No seré fratricida. Te perdono".
Boleslao llegó a ser el rey que ocupó el trono con la intriga de su propia madre y de este grupo de facinerosos.
La bella nación de Chequia lo tiene como a su patrono ilustre, su héroe nacional. Sus restos reposan en la catedral de Praga.

¡Felicidades a los Venceslaos!

Buscador de Santos
buscador_palabra Por palabra
 
buscador_palabra Por Fecha
 
buscador_palabra
buscador_palabra Por Santo
 
 
“La ley de Cristo, que se cumple en el amor, nos obliga a procurar la salvación de las almas más que la del cuerpo” (San Francisco de Asís).